COLOR VOLÁTIL

Instalación. Sur Gallery. Toronto. Enero, 2019.  Luz RGB programada, pintura, programación de video mapping, escultura, fotografía a color y animación.

 

 

 

COLOR VOLÁTIL

Enero – febrero 2019
Toronto, Ontario, Canadá

 

Color Volátil es la primera exposición individual de 2019 de Gustavo Artigas, en la que explora el color como un medio de juego con nuestros sentidos. Pone en juego nuestro sentido sobre la verdad al cambiar la percepción de nuestras realidades en momentos de oscuridad, brindándonos estados concientes de nuestro entorno y de los otros. La obra de Artigas abarca un estudio amplio del elemento del color y de la creación de objetos. Este nos nos coloca en un espacio distinto de reflexión colectiva desde lo precario de nuestros tiempos actuales haciéndonos dudar de afirmaciones sobre la “verdad”.

 

Artigas pertence a la generación de artistas contemporáneos mexicanos relevantes internacionalmente y que emergieron a finales de la decada de los 90. Es reconocido por proyectos que exponen desastres, a veces extremos, y situaciones de incertidumbre en formatos de intervención, arte sonoro, performance, instalaciones de sitio específico, plataformas educativas como obra de arte o eventos con interacción. A pesar de que durante años Gustavo Artigas ha optado por experimentar con estructuras no convecionales, sus exploraciones más recientes implican el color, la luz y la abstracción pictórica y fotográfica como formato esencial para abordar la interacción social en tiempos impredecibles. Sin embargo, hay una forma consistente y subyacente que aun prevalece en su obra. Este es, su manera de enfrentar lo imprevisible de la existencia humana así como la toxicidad de los procesos creativos, todo con un mensaje inherente de que el artista nunca tendrá respuestas, sino preguntas sugeridas a través de sus propuestas. La simulación del incendio de un museo (Incendio del Museo de Historia de Panamá, 2003) o dos equipos americanos de basquetbol y dos mexicanos de soccer jugando en la misma cancha al mismo tiempo (Las Reglas del Juego, 2000), crean tensión entre un espectador impotente y el artista que aparentemente ha perdido todo control sobre el resultado final, el cual está fuera de sus manos.

 

Es precisamente este tema del riesgo y lo impredecible lo que Artigas afirma una y otra vez cuando se adentra en temas de de orden social. Esto no difiere de su labor de exploración del color cuando provee de un momento de contemplación entre su audiencia y su obra. Ahora es a través de piezas abstractas y el uso del color que comunica una suerte de distracción de nuestra búsqueda de la verdad. Es a través de una serie de equívocos o malentendidos performáticos y formas aparentemente contradictorias que continua presentando elementos de sorpresa y nos ofrece nuevas posibilidades ante una vida que de otra forma puediera ser solo ordinaria y mundana.

 

La “verdad” de Artigas es incierta, prefiriendo un espacio de reflexión, una nueva visión simulada donde podemos seguir jugando a ser fascinados por la belleza del color y continuar encontrando un nuevo sentido al arte cuando todo lo demás pareciera fallarnos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tomas de la instalación Volatile Colour en Sur Gallery, Toronto. Enero. 2019